Vexi
Vexi

Vexi

Tarjeta crédito

$2,000

Ingreso Mín.

N/A

CAT Promedio

Gratis

Anualidad

Beneficios: Construye o sanea tu historial crediticio. Comienza tu historial crediticio sin comprobar ingresos. Acceso a los beneficios de meses sin intereses en establecimientos participantes. Seguro de Accidente en Viajes por $75,000 dls. Domiciliación de servicios.

Las tarjetas de crédito se han convertido en uno de los métodos de pago más utilizados en el mundo. Su principal ventaja es que permiten hacer frente a nuestras compras sin disponer de todo el dinero en la cuenta.

Lo primero que hay que tener en cuenta para comprender el funcionamiento de las tarjetas de crédito es tener clara la diferencia con las tarjetas de débito. Mientras que en la tarjeta de débito los pagos son cargados en la cuenta bancaria de una forma más o menos directa, las tarjetas de crédito aplazan en el tiempo dicho cargo, generalmente un mes.

Es por ello que las tarjetas de crédito nos permiten obtener dinero aunque no dispongamos de él en la cuenta corriente. Se entiende, por tanto, que el dinero se obtendrá en un corto espacio de tiempo, por lo que se adelanta el mismo. La cantidad de dinero del que podamos disponer en la tarjeta de crédito dependerá de nuestra situación económica y financiera.

Para concretar el funcionamiento de la tarjeta de crédito podemos decir que se trata de un préstamo que realiza una entidad bancaria o aquella entidad financiera que emite la tarjeta a un usuario por un plazo determinado previamente, que suele ser de un mes. Una vez vence el plazo, lo que se llama periodo de liquidación, se cargan en la cuenta bancaria del titular los gastos que se hayan producido. En el supuesto de que la cuenta corriente del titular disponga de fondos, no habrá que afrontar ni intereses ni comisiones, pero si no dispone de fondos, entonces se cargarán intereses y comisiones.

En el momento de contratar una tarjeta de crédito hay que tener en cuenta que no todas son iguales: cada entidad financiera ofrecerá tarjetas personalizadas o con condiciones diferentes que, según el perfil crediticio que tengamos, nos serán más beneficiosas o perjudiciales. Nos referimos a aspectos como al pago aplazado (los días que tardarán en cargarnos los gastos), los tipos de cuota fija y su coste.

Tipos de tarjetas de crédito

A la hora de elegir qué tarjeta de crédito encaja mejor con nuestras necesidades, debemos tener claro que no existe un único tipo de tarjeta, por lo que podemos distinguir entre:

  • 1
    Tarjetas de crédito comunes: todos conocemos la Visa, la Mastercard o la American Express, la gran mayoría de personas la utilizan a diario y la llevan en sus carteras. La característica principal de las tarjetas de crédito clásicas es que la totalidad del crédito se carga a mes vencido. En otras palabras, el dinero que nos prestan se devuelve cuando pasa un mes desde que realizamos la compra del bien o servicio. Ese capital que nos prestan durante un mes u otro periodo que se especifique se ofrece sin ningún tipo de interés, siempre que en vencer el plazo sea posible que nos realicen el cargo. En caso contrario, de no disponer de saldo, nos comenzarían a cobrar intereses en relación al préstamo adquirido.
  • 2
    Tarjetas de crédito platino y oro: el funcionamiento es el mismo que el de las tarjetas normales, aunque la línea de crédito que se nos ofrece acostumbra a ser más elevada, así como disponer de servicios adicionales. Dichas tarjetas suelen ir dirigidas a un público VIP, ya sea por sus características o porque realizan un uso diario de la tarjeta.
  • 3
    Tarjetas de crédito "revolving": es interesante conocer el funcionamiento de las tarjetas de crédito revolving, aunque su uso sea más frecuente en Estados Unidos que en cualquier otra parte. Dichas tarjetas operan como las comunes, aunque nos permiten aplazar el pago a través de una cuota fija. Por ello, independientemente de lo que nos presten, podremos decidir qué cuota fija elegimos pagar cada mes, en vez de pagar todo lo prestado. El principal inconveniente de este tipo de tarjetas es que se cobran altos intereses por hacer uso de esta modalidad.
  • 4
    Tarjetas de crédito de puntos: las tarjetas de crédito de puntos ofrecen multitud de ventajas, como puntos que nos permitirán obtener descuentos en supermercados, en combustible o bien en viajes. Suelen ser ofertadas por grandes superficies o tiendas departamentales para ofrecer sus productos y facilitar la compra.
  • 5
    Tarjetas de crédito virtuales: dichas tarjetas funcionan como las tarjetas de prepago, que deben ser cargadas con dinero previamente. La principal característica es que no precisan disponer del "plástico" de la tarjeta. Son muy utilizadas en el comercio por Internet. Empresas como PayPal y otras empresas dedicadas a los pagos en línea, han extendido el uso de este tipo de tarjetas que no dependen de una entidad bancaria sino de la entidad que la emite. Con el auge de las nuevas tecnologías, las compras en línea y los pagos a través del celular, las tarjetas de crédito virtuales son una interesante alternativa que ofrecen multitud de ventajas.
ventajas de las tarjetas de crédito

Ventajas y riesgos de las tarjetas de crédito

Uno de los beneficios más claros de las tarjetas de crédito es que nos permiten acceder a capital del que no disponemos en este momento. Esto se realiza sin pedir ningún tipo de préstamo y de forma instantánea. Imaginemos que nos surge un imprevisto, un gasto inesperado cuando no disponemos de dinero en nuestra cuenta bancaria; bien sea porque todavía no hemos cobrado o porque hemos gastado de más ese mes. En ese caso podremos recurrir a la tarjeta de crédito para obtener liquidez y afrontar ese gasto inesperado. Tenemos claro que lo pagaremos el próximo mes, pero saldremos del paso evitando pedir un préstamo. A medida que vamos afrontando la deuda, la línea de crédito se aumentará automáticamente, por lo que no deberemos hacer ninguna operación adicional.

Otra de las ventajas de las tarjetas de crédito es que podremos transferir dinero desde el crédito de la tarjeta a nuestra cuenta corriente, y así poder disponer del mismo. Podremos consultar en línea el extracto de la tarjeta de crédito para así controlar nuestros gastos y evitar gastar de más.

Los descuentos en establecimientos y supermercados son otro de los alicientes para disponer de una tarjeta de crédito. Muchas de ellas regalan dinero una vez las activamos o en especies, accediendo a exclusivos programas de puntos.

Los seguros gratuitos que incluyen las tarjetas de crédito son en ocasiones muy útiles. Protección para el caso en que nos roben la tarjeta o bien aseguro de asistencia en viaje pueden animarnos a adquirir una tarjeta de crédito.

Por otro lado, el crédito que nos ofrecen las tarjetas de crédito nos pueden ayudar a sacar rentabilidad de ese dinero prestado. Al haber obtenido ese dinero sin intereses, podemos usarlo a modo de "préstamo" sin que realmente tenga las características de este último. En ese sentido, aparece uno de los principales inconvenientes de las tarjetas de crédito: podemos acabar endeudados sin darnos cuenta. Ello se produce porque gastamos más de lo que tenemos al creer que esa línea de crédito es ilimitada cuando realmente es un dinero adelantado. Asimismo, en cuanto se produce el impago de alguna de las cuotas, podemos incurrir en intereses del crédito, que suelen ser más elevados que los de los préstamos personales. Incluso podemos incurrir en comisiones y otro tipo de gastos fijos al realizar operaciones, por lo que tenemos que tener clara la finalidad de las tarjetas de crédito: nos permiten realizar pequeñas compras, sí, pero no debemos entenderlas como préstamos personales, eso sería un error.

Aunque muchos expertos demonizan las tarjetas de crédito, lo cierto es que es muy recomendable disponer de una para los posibles gastos imprevistos que puedan surgir. Conociendo los intereses, gastos y comisiones no debemos temer a este instrumento financiero utilizado cada día por millones de personas.

Para evitar disgustos deberemos, por tanto, usar las tarjetas de crédito con responsabilidad, en aras a evitar endeudarnos más de la cuenta y no poder devolver el dinero prestado. A través de la aplicación del celular o bien de Internet es recomendable consultar periódicamente el extracto de gastos de nuestra tarjeta para así tener controladas nuestras compras y evitar sorpresas indeseadas.

Los requisitos para solicitar una tarjeta de crédito

  • Ser mayor de edad
  • Ingresos y residencia mínima comprobable
  • Identificación oficial: IFE/INE, tarjeta de residente permanente o pasaporte
  • Comprobante de ingresos y de domicilio

Al realizar la solicitud por Internet, te requerirán los datos básicos de contacto y algunos datos personales para que puedan estudiar tu solicitud. No obstante, posteriormente se pondrán en contacto contigo por teléfono y tendrás que facilitar la siguiente documentación para completar la solicitud con éxito y así concederte la tarjeta de crédito que te enviarán a tu domicilio días después.

tarjeta de crédito

Qué tener en cuenta al elegir una tarjeta de crédito

Como hemos avanzado anteriormente, hay varios factores a tener en cuenta a la hora de elegir una tarjeta de crédito. Dependiendo de nuestro perfil financiero, habrá condiciones más ventajosas para nosotros y/o requisitos que no podamos cumplir y que, por tanto, deberíamos evitar.

El primero de ellos es el tipo de interés. Esto viene a ser lo que pagamos de interés una vez aplazamos el pago. Los puntos de interés suelen variar entre un 30% y un 75% de CAT promedio.

Por otro lado, la cuota anual es ese gasto fijo que nos va a cobrar la entidad bancaria o entidad emisora de la tarjeta. Ya pueden ser de renovación, de emisión o bien de mantenimiento. Revisar que la tarjeta de crédito que contratemos está exenta de este tipo de gastos y comisiones nos hará ahorrar una buena cantidad de dinero al año. Con el auge de Internet en nuestra vida financiera, se han popularizado las tarjetas de crédito electrónicas que no tienen asociados estos tipos de gastos y que, por tanto, la anualidad es gratuita.

En cuanto a la modalidad de pago, disponemos de distintas formas de devolver el dinero que se nos adelanta vía tarjeta de crédito: bien por plazos, a través de una devolución mensual o con pago aplazado. Algunas tarjetas de crédito permiten aplazar el pago sin cargarnos intereses, esto es al 0% de interés.

El límite de financiación de la tarjeta de crédito es ese tope máximo de crédito que podremos utilizar cada mes. Cada tarjeta dispondrá de un tope de crédito que variará en función de nuestras circunstancias personales.

El uso de las tarjetas de crédito en el extranjero también es un factor importante a tener en cuenta si solemos viajar por negocios a otros países. La comodidad de pagar con tarjeta de crédito nos evitar dolores de cabeza con los cambios de divisa y nos aporta seguridad al no cargar con el efectivo encima. Revisar las cuotas y los intereses de las tarjetas en el extranjero también nos evitará disgustos innecesarios a fin de mes.

Por otro lado, ya hemos hablado de las ventajas adicionales a tener en cuenta si contratamos una tarjeta de crédito. Seguros en caso de robo, descuentos en compras para supermercados, programas de puntos con suculentos regalos o descuentos o bien obsequios que premian la fidelidad a la hora de hacer un uso frecuente de este modo de pago son reclamos que pueden decantarnos por elegir una u otra tarjeta de crédito.

Si necesitas financiación, por favor, accede al apartado de préstamos personales para elegir el prestamista más adecuado.

Valoración: